Necesario implementar hábitos más saludables para evitar enfermedades cardiovasculares

2017-09-26

Las enfermedades del corazón representan la causa número uno de muerte a nivel mundial, pues cada año cobran la vida de 17 millones de personas, aproximadamente. En México, la cifra asciende a 109 mil 297 pacientes anuales de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y al Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

            De acuerdo a Enrique Nevárez García, Médico General en la Unidad de Servicios Médicos de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, una de las principales enfermedades cardiovasculares en el país es la cardiopatía isquémica.

Ésta se caracteriza por el estrechamiento (arteriosclerosis) de las arterias coronarias encargadas de suministrar sangre al músculo cardiaco (miocardio). Ocurre cuando hay acumulación de grasas en la sangre como el colesterol o triglicéridos, lo que provoca la formación de una placa dura (ateroma) en las paredes de las arterias y, por consiguiente, su estrechez.

            De agravarse la situación, la persona puede desarrollar padecimientos crónicos como angina de pecho y, en consecuencia, un infarto al miocardio o ataque al corazón; el cual puede causar daños permanentes y la necesidad de un trasplante, en el peor de los casos.

            Otra de las enfermedades cardiovasculares más comunes es la insuficiencia cardiaca, que es consecuencia de la hipertensión arterial; que, según Nevárez García, es la incapacidad del corazón para bombear sangre en los volúmenes adecuados y satisfacer las demandas del metabolismo.

            En cuanto a la relación de los ataques con afectaciones como la hipertensión, explicó que se da cuando la tensión que realiza el corazón para bombear la sangre hacia la arteria aorta aumenta, por lo que las paredes encargadas de empujar la sangre comienzan a engrosarse a causa del sobre esfuerzo. Cuando esto sucede, las cámaras del corazón o “ventrículos” tienden a no llenarse completamente y a bombear una menor cantidad de sangre, es decir, una insuficiencia cardiaca.

            Por ello es recomendable mantener una buena alimentación baja en sales y calorías, además de realizar ejercicios cardiovasculares constantes como andar en bicicleta, practicar natación o correr 30 minutos diarios. Esto, de acuerdo al médico de la UABCS, ayudará a mantener un corazón más sano y se evitarán consecuencias graves a futuro.

En este sentido, Enrique Nevárez exhortó a la sociedad sudcaliforniana a realizar acciones de prevención y a dar el siguiente paso hacia hábitos más saludables; como lo sugieren las organizaciones de salud.

Para tratar de orientar a la comunidad universitaria, la Unidad Médica de la UABCS puso en operación un módulo de medicina preventiva, que es atendido por personal de la Secretaría de Salud. En este espacio se da información muy valiosa para ayudar a prevenir enfermedades crónico-degenerativas; se brindan servicios como detecciones tempranas, exámenes médicos y aplicación de vacunas; además de que se elabora un registro personalizado de cada alumno atendido con objeto de llevar un control adecuado y, por ende, brindarle una mejor atención médica posterior, si así lo requiriera.

            Se estima que en México 22.4 millones de adultos padecen hipertensión arterial. De esta cifra, 11.2 millones están diagnosticados y sólo 5.7 millones tienen controlado el padecimiento, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición realizada en 2012.

            Este padecimiento cardiovascular posee la singularidad de no presentar síntomas en la mayoría de los casos, por lo que muchas personas podrían estar padeciéndola sin darse cuenta.  El progresivo avance de la hipertensión arterial, además de desencadenar problemas de insuficiencia cardiaca, también puede resultar en una cardiopatía isquémica.

            El origen de la enfermedad en diversas ocasiones es incierto, debido a que es hereditaria. No obstante, como en otras enfermedades cardiovasculares, el estilo de vida es un factor decisivo, pues el sedentarismo, el tabaquismo, la alta ingesta de grasas o el mal manejo del estrés, propician su manifestación.


Regresar Regresar
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos2.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Biblioteca.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/FotosCurso1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/InauguraUABCS (2).jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Maurilia3.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/PACE.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/TaeKwonDo.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/XXsemanaPesq1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/curso.jpg