Síndrome de Cushing: el enemigo silencioso de los perros

2017-01-13

 Síndrome de Cushing: el enemigo silencioso de los perros

 

•Alumnos de veterinaria hablaron acerca de este singular padecimiento

 

Si notas que tu perro tiene un vientre notablemente abultado, que sobresale por ser más grueso que sus extremidades, probablemente podría estar padeciendo el síndrome de Cushing en silencio. Lo anterior es sólo uno de los síntomas que acompañan a esta rara enfermedad, la cual se encuentra fuertemente vinculada con una hormona conocida como cortisol, encargada de regular las concentraciones de glucosa en el cuerpo y generar respuesta ante el estrés.

 

El síndrome de Cushing se presenta principalmente en perros mayores de 6 años. Sin embargo, también puede darse el caso de que se desarrolle en otras especies como gatos, equinos, hurones, por mencionar algunos. 

 

Ismael Padilla Herrera, estudiante de Medicina Veterinaria Zootecnista de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, explicó que su origen puede tener diversas causas. Por ejemplo, una de ellas puede ser debido a un acto clínico involuntario, como consecuencia del suministro de algún medicamento para tratar determinada enfermedad.

 

En otros casos, dijo, ocurre cuando la glándula pituitaria genera una cantidad excesiva de la hormona corticotropina, con lo cual estimula al organismo para que produzca más cortisol del que se necesita normalmente. 

 

Esta condición se compone de varios signos. En el caso del síntoma del vientre abultado, su origen se debe a la existencia de un agrandamiento del hígado en el animal, que ocasiona que haya una menor captación de metabolitos en el tejido periférico. Como resultado, “los perros se engruesan del torso y adelgazan de las extremidades, porque sus músculos no captan grasas ni proteínas”, señaló Daniela Villalba Aquino, también estudiante de Veterinaria.

 

Los dueños de la mascota pueden sospechar de este síndrome, si además el animal presenta excreción abundante de orina, necesidad exagerada por beber agua e ingerir alimentos, así como un aumento anormal en la cantidad de glucosa en la sangre; la pérdida de pelo es también un síntoma importante a considerar, dado que es causada por un adelgazamiento en las capas de la piel.

 

Para diagnosticar esta condición, es necesario realizar un estudio de bioquímica sanguínea para localizar rastros del cortisol, hormona del estrés, y algunos hemogramas. Si no se trata, la enfermedad puede ocasionar otras complicaciones derivadas del mismo padecimiento; no obstante, se puede controlar con medicamentos o tratar a la mascota con cirugía, en los casos más extremos.

 

Los estudiantes de la UABCS recomiendan poner atención a todos estos síntomas y tomar acciones al respecto. Una consulta con el veterinario, podría mejorar la calidad de vida de nuestras mascotas y librarlos de este tipo de padecimientos.

 

Daniela Villalba Aquino, Ismael Padilla Herrera, Pamela Ruíz, Marcos Acevedo, Alejandra Tovar y Mónica Baltazar, son estudiantes de sexto semestre de Medicina Veterinaria Zootecnista de la UABCS. Recientemente expusieron información respecto a este raro padecimiento durante la presentación de trabajos finales de semestre. 

 

 


Regresar Regresar
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos2.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Biblioteca.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/FotosCurso1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/InauguraUABCS (2).jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Maurilia3.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/PACE.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/TaeKwonDo.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/XXsemanaPesq1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/curso.jpg