Estudio busca probar la existencia de subespecies de Mascarita peninsular

2016-09-09

Estudio busca probar la existencia de subespecies de Mascarita peninsular

 

•De confirmarse esta hipótesis, implicaría tomar medidas de conservación particulares para cada una.

 

En 1917, un ornitólogo estadounidense llamado Harry C. Oberholser propuso que existían dos subespecies de Mascarita peninsular en BCS: la del norte, a la que llamó “Geothlypis beldingi goldmani”; y la del sur, que denominó como “Geothlypis beldingi beldingi”. La primera de ellas habita en los oasis de la parte norte del estado, hasta Mulegé; y la segunda, desde La Paz hasta San José del Cabo. 

 

Para averiguar si esta hipótesis es cierta, pues cuando fue propuesta hace casi 100 años no estaban desarrolladas las técnicas moleculares actuales, los Drs. Roberto Carmona y Sergio Flores, responsables del Laboratorio de Aves y del de Biología Molecular de la UABCS, respectivamente, pusieron en marcha un proyecto de investigación en el cual se busca obtener muestras de ADN de ambas poblaciones.

 

La mascarita peninsular es un ave que sólo habita en BCS y a la fecha no hay un sólo registro fuera del estado. Los científicos denominan a esta característica como endemismo, lo cual significa que es una especie única y geográficamente limitada. 

 

Su hogar se encuentra en los oasis de agua dulce, con presencia de tule, carrizo y junco, es decir que los ambientes donde puede vivir son muy escasos. Pertenece a la familia de los parúlidos y mide entre 13 y 14 centímetros de longitud en promedio.

 

El nombre de este pájaro proviene de una de sus principales características físicas: una mancha oscura alrededor de los ojos que se asemeja a un antifaz; de ahí que los ornitólogos, encargados del estudio de las aves, le denominen Mascarita.

 

Hasta el momento, el Dr. Carmona explica que, junto con otros integrantes del laboratorio, han recolectado 25 muestras de sangre de Mascaritas norteñas en San Ignacio. Además de la extracción de sangre (ADN), a los organismos capturados se les determinó su sexo y edad, y fueron marcados para reconocerlos en futuros monitoreos.  

 

La dura tarea de capturar ejemplares se realizó utilizando “redes de niebla”, que funcionan como una red de pesca, pues se colocan en lugares estratégicos por los que circulan las aves, y a ciertas horas del día, con baja luminosidad, la red se vuelve difícil de ver para las Mascaritas, provocando que quedan atrapadas en ella. 

 

El investigador señala que aún deben obtener las muestras de la población sureña, por lo cual planean seguir con el estudio en las próximas semanas. Éstas serán analizadas en el laboratorio a cargo del Dr. Flores y, de ser confirmada la hipótesis, este hecho probablemente implicaría tomar medidas de conservación particulares para cada subespecie. 

 

Actualmente se considera que sólo existen entre 1, 000 y 2, 500 aves adultas de Mascarita peninsular, una cifra que sin duda es alarmante. Por si esto fuera poco, algunos de los oasis están sufriendo cambios negativos; incluso se estima que si se juntaran todos los que existen en el estado, sólo cubrirían un cuadrado de 5 kilómetros de lado, es decir 25 kilómetros cuadrados. “Por ello es necesario atender esta problemática, pues la Mascarita es una especie endémica que podría desaparecer si no se preserva adecuadamente”, finalizó el catedrático universitario.

 

 


Regresar Regresar
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos2.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Biblioteca.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/FotosCurso1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/InauguraUABCS (2).jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Maurilia3.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/PACE.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/TaeKwonDo.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/XXsemanaPesq1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/curso.jpg