Universitaria propone un "interiorismo social" para viviendas de La Paz

2016-05-07

Universitaria propone un

 

Ana Isislin Gómez Gómez es diseñadora de interiores y piensa que esta disciplina puede mejorar la calidad de vida de las personas; inclusive, afectar la conducta y el estado de ánimo de forma positiva. Por esta razón, considera que el diseño de interiores puede aplicarse con fines sociales, más allá del interés de mercado.

 

Actualmente, Ana es estudiante de la Maestría en Ciencias Sociales: Desarrollo Sustentable y Globalización que se oferta en la UABCS, y se encuentra desarrollando un estudio que busca aplicar el interiorismo social a las viviendas populares de La Paz, tomando en cuenta el clima desértico del lugar.

 

Explicó que el interiorismo social es un concepto que busca aplicar criterios de diseño para hacer que las viviendas sean más confortables, y que sus espacios sean óptimamente funcionales, tomando en cuenta las necesidades de las personas. 

 

El concepto involucra ciertos aspectos como las formas espaciales que hay dentro de una casa: el color de las paredes, los pisos, la forma del techo, entre otros. Para Isislin Gómez, muchos de los elementos que se emplean en los interiores de las viviendas de interés social, pueden mejorarse; uno de ellos es el espacio reducido que caracteriza a este tipo de construcciones. 

 

La estudiante universitaria destacó que en BCS, el promedio de ocupación es de 3.6 personas por hogar, por lo que “si estas viviendas están concebidas para tener espacios mínimos, no hay privacidad y esto puede afectar en el estado de ánimo de los habitantes”.

 

Por otra parte, señaló que las losas de concreto poseen mucha conductividad de calor, lo cual provoca que en verano se utilice el aire acondicionado excesivamente. Por el contrario, dijo que el diseño de interiores con enfoque social, se basa en promover la construcción tomando en cuenta las necesidades locales.

 

“¿Qué podríamos hacer para minimizar los efectos del calor en verano? En primer lugar sería necesario construir techos más altos ya que, de acuerdo con la legislación oficial, la altura mínima para un techo es de 2.40 metros. Por otra parte, también ayudaría el sombrear algunas zonas de la vivienda para reducir el efecto térmico”.

 

Al respecto, Ana Isislin Gómez Gómez puntualizó que cuenta con una versión digital de su proyecto de investigación de licenciatura, el cual puede encontrarse en internet como “Análisis de criterios sustentables de diseño interior aplicables en casa habitación de clase media en la región: La Paz, Baja California Sur”; en él se pueden obtener algunas pautas de construcción que surgieron de su estudio. 

 


Regresar Regresar
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos2.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Biblioteca.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/FotosCurso1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/InauguraUABCS (2).jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Maurilia3.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/PACE.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/TaeKwonDo.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/XXsemanaPesq1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/curso.jpg