"AƱos NiƱo afectan distribuciĆ³n de ballenas en BCS"

2016-02-11

Según expertos en la materia, el fenómeno “El Niño” que comenzó en 2015 y se espera concluya a mediados de 2016, está registrado como uno de los “más fuertes” de los últimos años; lo cual ha provocado estragos a nivel oceánico, sobre todo en la franja del Pacífico Oriental Tropical, área en la que presenta su mayor influencia.
Esto, según el Dr. Alejandro Gómez Gallardo, investigador de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, puede provocar un cambio en la distribución de ballenas que visitan las aguas de nuestra media península para aparearse. Al estar un poco más frías las aguas del norte, explica, los cetáceos prefieren no bajar más al sur, debido a que la temperatura del mar se encuentra más caliente de lo que ellas prefieren.
El catedrático universitario señala que mediante distintos monitoreos, han observado que en los años “Niño”, estos mamíferos marinos se quedan un poco más al norte, particularmente en Laguna Ojo de Liebre. En contraparte, durante los años “Niña” se trasladan más al sur, por lo que se pueden avistar más ballenas en zonas de bahía Magdalena, en Los Cabos e, incluso, dentro del Golfo de California.
El investigador explicó que hay distintas causas por las que las ballenas estén habituadas a climas marítimos fríos. Una es que cuentan con una capa de grasa alrededor de todo el cuerpo, la cual funciona como un aislamiento térmico. Una vez que están en movimiento producen calor, y como están tan bien aisladas, es más difícil que lo eliminen. Otra se debe a que estos animales buscan la temperatura ideal para sus propios ballenatos, que ronda la “isoterma” de los 18 grados. 
En cuanto a si el “El Niño” podría afectar los nutrientes de los que se alimentan los cetáceos, el Dr. Gómez Gallardo señaló que depende de las áreas de influencia y la intensidad del fenómeno en cuestión, ya que tendría que perturbar directamente las zonas donde se alimentan, ubicadas hacia el norte, principalmente en el Ártico. 
Lo anterior se debe a que los cambios en la densidad del agua alteran los procesos de fertilización y por lo mismo la producción de alimento. Normalmente los nutrientes de origen mineral y orgánico están en el fondo, pero hay eventos en donde esta agua sube a la superficie y fertiliza al fitoplancton, base de la cadena alimentaria de los ecosistemas acuáticos. “Obviamente si su producción disminuye, las especies que se alimentan de estos organismos vegetales se verán afectadas”, puntualizó el investigador de la UABCS. 
Aunque es muy raro que un fenómeno de este tipo afecte tan al norte, expuso, durante los años 90 hubo un “Niño” muy intenso que “sí lo hizo”, provocando una alta mortandad de ballenas a lo largo de todo el Pacífico. Éstas, al no contar con condiciones de salud óptimas, aunado a una mala alimentación, murieron durante su migración a aguas peninsulares.
 

Regresar Regresar
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos2.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Biblioteca.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/FotosCurso1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/InauguraUABCS (2).jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Maurilia3.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/PACE.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/TaeKwonDo.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/XXsemanaPesq1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/curso.jpg