Los rancheros, la minería y los jesuitas: tres fenómenos para conocer la historia de Sudcalifornia

2015-04-11

Los rancheros, la minería y los jesuitas: tres fenómenos para conocer la historia de Sudcalifornia


Sin duda alguna, hablar de identidad sudcaliforniana resulta complejo, pues se ha ido conformando, en su mayoría, por migración de otros estados. Lo que sí es un hecho, es que para hablar del tema es necesario abordar el tópico de las rancherías.

    El ranchero californio tiene sus orígenes en el siglo XVIII, después de la expulsión de los jesuitas. Muchos de los misioneros eran protegidos por soldados españoles que los cuidaban de los ataques de los grupos étnicos. No obstante, una vez que los jesuitas se fueron de la península, debido a las reformas borbónicas, la mayoría de los soldados decidieron quedarse ante la posibilidad de trabajar tierras bajo sus propias reglas.

    David Urciaga, quien cursa estudios de Maestría en Historia Regional en la UABCS, asegura que para comprender el principio de las rancherías, es necesario conocer la actividad minera, ya que en los primeros años de producción en la península, estas dos actividades estuvieron profundamente relacionadas.

    Cuando el sistema misional cae por la expulsión de los jesuitas a Europa, se establecen los primeros grupos civilizatorios en los territorios aledaños a las misiones. Muchas de las familias se quedaron a participar en la vida rural y, a través de personajes como Manuel de Ocio, empiezan a explotar lo que había quedado después de la misión.

    Sin embargo, la minería, labor que dinamizaba la vida económica en toda California, no podría haberse desarrollado sin los recursos básicos que producía la comunidad ranchera, como la carne, el pollo, la leche y el queso, por mencionar algunos.

    Será a finales del siglo XIX y principios del siglo XX cuando se consolide la figura del ranchero que hoy en día se conoce. Esto, menciona Urciaga Peralta, debido a las empresas mineras como “El Progreso”, en El Triunfo; y “El Boleo”, en Santa Rosalía. Estos lugares impulsarían de cierta manera el desarrollo y la participación de la comunidad de las rancherías.

    Para el universitario, estudiar el fenómeno que ocurre en las rancherías es de primer orden pues, después de la extinción de los grupos étnicos en BCS, como los Pericúes, Guaycuras y Cochimíes, parte de lo que nos da identidad e historia a los sudcalifornianos son las comunidades rancheras.

    Asegura que para poder abordar problemáticas sociales actuales de nuestra región, es necesario reanalizar a esta figura mítica, principalmente por las políticas que están influyendo en las zonas acuíferas de la península, donde los intereses de otras naciones se han visto a través de la disposición de las empresas transnacionales. “Para defender nuestro espacio, es necesario que conozcamos nuestro pasado cultural, en aras de proteger nuestro patrimonio”, concluye.



Regresar Regresar
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos2.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Biblioteca.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/FotosCurso1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/InauguraUABCS (2).jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Maurilia3.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/PACE.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/TaeKwonDo.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/XXsemanaPesq1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/curso.jpg