Investigadores obtienen bioproductos a partir de la cáscara de langosta roja

2015-02-11

Investigadores obtienen bioproductos a partir de la cáscara de langosta roja


•    El eje central de la investigación es buscar nuevos biomateriales que sustituyan a productos convencionales.

En México, los desechos producto de las pesquerías como los exoesqueletos (cáscaras) de langosta roja son residuos que poseen un gran potencial y no se aprovechan. Por ejemplo, muchas personas desconocen que de la cáscara de este organismo marino es posible obtener bioproductos importantes que pueden ser aplicados en el ámbito industrial.  

    Tal es el caso de Yesenia Esmeralda Cota Castro, egresada de Ingeniería en Pesquerías de la UABCS, quien se encuentra trabajando en la transformación del exoesqueleto de la langosta roja en quitina y quitosano, bioproductos de alto valor comercial.

    La quitina se encuentra en las paredes de muchos animales antrópodos, como los crustáceos, y de la cual es posible fabricar fertilizantes naturales para uso agrícola. Por su parte, el quitosano es un derivado de la quitina, eficaz en el tratamiento de aguas negras y en el ramo de la medicina, donde es utilizada como anticoagulante tópico en vendajes y otros agentes antihemorrágicos.

    Debido a las propiedades biocompatibles, biodegradables y fungicidas que posee la quitina, Esmeralda Cota considera que podría ser de gran utilidad para alargar la conservación de semillas, frutas y alimentos marinos, a través de una película que se puede fabricar por medio de esta substancia. En el caso del tratamiento de aguas negras, el quitosano podría ayudar a separar los residuos contaminantes, como metales pesados o compuestos orgánicos del agua.

    Para obtener la quitina, la cáscara de langosta debe pasar por un proceso de depuración importante. En primera instancia, el exoesqueleto debe ser molido y tamizado hasta obtener un polvo muy fino. Posteriormente, se eliminan las proteínas y minerales a través de procedimientos químicos que incluyen sustancias como el hidróxido de sodio y ácido clorhídrico, lo que permite obtener un producto más puro. Si se quiere obtener el quitosano se debe someter la quitina a un tratamiento más fuerte de hidróxido de sodio, para después filtrarlo y lavarlo con agua destilada.

    La calidad de la quitina dependerá en gran parte del manejo de la temperatura, la concentración y el tiempo de procesamiento. Cabe señalar que los procedimientos de extracción de esta sustancia son diferentes para cada organismo marino, por lo que la joven investigadora tuvo que estandarizar y adecuar su propio método para lograr la extracción de quitina en langosta roja, tras realizar varias pruebas.

    En un primero momento, Yesenia Cota Castro planea aplicar estos bioproductos en el Laboratorio de Pesquerías de la propia Universidad, con la intención de  elaborar un  material película que cubra los alimentos marinos y alargue su durabilidad.


Regresar Regresar
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos2.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Biblioteca.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/FotosCurso1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/InauguraUABCS (2).jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Maurilia3.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/PACE.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/TaeKwonDo.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/XXsemanaPesq1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/curso.jpg