“La historia positivista hace ficciones creyendo que hace ciencia”: Luis Arturo Torres Rojo

2014-12-10

 “La historia positivista hace ficciones creyendo que hace ciencia”: Luis Arturo Torres Rojo


Dentro del VIII Simposio Internacional de Historia, Antropología y Estudios Culturales de las tres Californias realizado en días pasados, el Dr.Luis Arturo Torres Rojo, profesor-investigador del Departamento Académico de Humanidades, ofreció una charla respecto al estado de la historiografía en México. En ella, el académico comparó el estado del arte historiográfico en tres niveles basándose en conceptos del psicoanálisis del alemán Sigmund Freud: “Ello”, “Yo” y “Superyó”.

    Arturo Torres indicó que el historiador está obligado a expresar el lugar desde el cual mira, por lo que su intención es ofrecer una mirada crítica sobre la historiografía y el estado actual en que se encuentra.

    El concepto del “superyó”, de acuerdo a Freud, está relacionado con la moral y la aceptación de las normas. Para el estado historiográfico, este concepto correspondería a las represiones culturales, las normativas institucionales y lo “políticamente correcto e incorrecto”.

    “Hay una historiografía que cree que la reproducción del pasado es posible representarse fidedignamente bajo la perspectiva de lo que verdaderamente ocurrió; lo cual para mí es una ficción científica. Lo que en realidad ha hecho es funcionar como una legitimación de grupos o identidades que han ejercido un poder  ideológico y no académico”.

    Lo anterior, comentó el investigador, cuartea las libertades de creación de los investigadores y alumnos, y lleva a la creación de una historia donde no existe un estilo individual y la mayoría de los escritos son parecidos.

    “Lo demás se ha codificado en un lenguaje totalmente tecnocrático en donde lo que prevalece son las cifras y los datos que, lo único que han ocasionado es que nos quedemos sin lectores; porque a la gente ya no le interesa este tipo de historia donde sólo hay rendiciones de esta verdad del pasado que sabemos que no existe”.

    Además, manifestó que esta visión historiográfica tiene que ver con la corriente positivista del siglo XIX, donde el historiador se dispuso a escribir la verdad de lo que ocurrió, sin embargo, el pasado es difícil de documentar.

    “No se puede asegurar que lo que está escrito, realmente pasó. Por eso digo que la historia positivista hace ficciones diciendo que está haciendo ciencia, y en realidad lo único que hace es mentir; por ello, la historia legitima grupos y es muy peligrosa porque desplaza las artes, desplaza la subjetividad de las personas y deshumaniza el quehacer del historiador”.

    El segundo nivel, el “Yo”, representa una historiografía consciente, que ha recurrido a la sociología para establecer sus contenidos a partir de la complejidad de las sociedades actuales. Asegura que la historia ha cambiado como conocimiento, y una de estas manifestaciones es la manera en la que se ha ligado a la sociología. “Por eso es el yo, porque se ha hecho conciencia de que toda la realidad del pasado es una representación posible; el historiador tiene que decir que la historia pudo ocurrir de esta manera”.

    Para finalizar, el académico menciona que el último nivel es el “Ello”, en donde existe una historiografía que intenta recuperar la relación entre historia y vida, en la cual se habla de una ciencia que no construye verdades, sino de un conocimiento que produce ejemplos para la vida.


Regresar Regresar
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Alumnos2.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Auditoria1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Biblioteca.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/FotosCurso1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/InauguraUABCS (2).jpg
../imagenes/imagenes_rotan/Maurilia3.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/PACE.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/TaeKwonDo.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/XXsemanaPesq1.jpg
../imagenes/imagenes_rotan/curso.jpg